¿Hay potencial de crecimiento en la inteligencia artificial?

Hoy en día, los campos de aplicación de la IA van desde finanzas hasta control de robots, desde reconocimiento de imágenes hasta conducción de vehículos y mucho más.

Conglomerados grandes como Google, Apple, Intel, Amazon, IBM están invirtiendo masivamente en el desarrollo de este sector. ¿Ofrece crecimiento potencial esta tecnología teniendo en cuenta su momento actual?

La Inteligencia Artificial (IA) es una rama de la informática que busca llevar a la tecnología a imitar el comportamiento humano. La teorización de una mente informática que imita el funcionamiento de la humana se remonta a hace más de medio siglo, en 1956, cuando se introdujo el término Inteligencia Artificial como parte del proyecto Dartmouth Summer Research.

El cambio de la teoría a la práctica llegó de la mano gracias al aumento de las habilidades informáticas. La aceleración tecnológica de los últimos años ha permitido el desarrollo de algoritmos cada vez más sofisticados y potentes. Hoy en día, los campos de aplicación de la IA van desde finanzas hasta control de robots, desde reconocimiento de imágenes hasta conducción de vehículos y mucho más. Conglomerados grandes como Google, Apple, Intel, Amazon, IBM están invirtiendo masivamente en el desarrollo de este sector.

La pregunta es, ¿ofrece crecimiento potencial esta tecnología teniendo en cuenta su momento actual? Según los datos proporcionados por Tractica, las ventas en los próximos ocho años pueden crecer hasta en 35.570 millones de dólares, o lo que es lo mismo, una capacidad de subida de más del 600%.

Además, la inversión en IA aumenta a una tasa del 37% por año y para 2022 superará los 77 mil millones de dólares, tres veces más que los 24.000 millones actuales, como señala IDC.

Impacto económico de la Inteligencia Artificial (2016) - Financistas

La interrupción de la Inteligencia Artificial ya está ocurriendo y está facilitando más capacidad de crecimiento a las compañías que la utilizan. Según una investigación realizada por Goldsmiths, de la Universidad de Londres, las empresas que adoptaron la IA superaron a las empresas que no lo hicieron en un 5% en términos de productividad financiera.

A este respecto, el doctor Chris Brauer, Director de Innovación en el Instituto de Estudios de Administración de Goldsmiths, resalta que las empresas que habían abrazado la IA de una manera que contribuía a hacer que el trabajo fuera humano, habían traído a su fuerza laboral “las directrices éticas y la transparencia en sus prácticas estaban superando incluso a aquellas compañías que ya habían adoptado la tecnología en un nueve por ciento”.

En esta línea, tal y como explica McKinsey, para 2030 alrededor del 70% de las empresas habrán adoptado al menos un tipo de tecnología de Inteligencia Artificial.

Sectores en los que la IA puede crecer más

Para poder identificar el potencial crecimiento que estas tecnologías ofrecen, y las oportunidades de inversión que pueden presentarse en este contexto, es imprescindible detectar en qué sectores se espera un mayor impacto económico de la Inteligencia Artificial. Una de las actividades dónde esta tecnología puede incrementar su presencia exponencialmente es en la industria de la salud y farmacéutica. Y es que el poder que tiene para recopilar datos, adaptarlos de manera intuitiva y hacer un análisis rápidamente ofrece esperanzas para los pacientes que sufren enfermedades que cambian la vida.

Cognetivity Neurosciences, por ejemplo, ha estado utilizando tecnología basada en IA para ayudar a identificar y acelerar el diagnóstico de la demencia. Según la Organización Mundial de la Salud, se prevé que la enfermedad afectará a 75 millones de personas en 2030.

Los algoritmos también permiten desarrollar nuevos fármacos en tiempos radicalmente más rápidos, gracias a la capacidad de analizar datos y comprender las bibliotecas infinitas de moléculas y compuestos, con una velocidad impensable para la mente humana. Un estudio de investigación de Bis expone que el valor del mercado de datos clínicos en 2017 fue de alrededor de 14.000 millones de dólares, pero para 2025 debería ser más de cuatro veces mayor.

Por otra parte, la Inteligencia Artificial en el sector minorista también permite a los operadores ágiles y disruptivos diferenciarse y tener éxito. Ivana Ojukwu, director de operaciones de la aplicación de moda basada en AI SeeFashion, cree que la tecnología está cambiando la cara del comercio minorista: “Esta tecnología puede hacer que las compras para el consumidor sean fluidas y sin fricción”.

Potencial por explorar en España

¿Cómo se traslada esto al territorio español? La Inteligencia Artificial ya está muy presente. La Asociación Española de Robótica y Automatización de Tecnologías de la Producción lo confirmaba al asegurar que en el país ya hay más de 35.000 robots trabajando en empresas de todo tiempo.

Según sus datos, un 90% de las multinacionales que también operan en España cuentan con robots automatizados en sus oficinas o fábricas y se ocupan de tareas, o bien que los humanos no pueden desarrollar o que se ha conseguido que lo hagan de forma más efectiva y rentable. Pero su evolución irá a más, al igual que está sucediendo en el marco europeo.

El gobierno recientemente lanzaba la estrategia para los próximos años en este campo para “permitir el desarrollo e implementación de medidas específicas dirigidas a los sectores estratégicos nacionales”. También, la creación de un Observatorio Español de la IA. En definitiva, su crecimiento es imparable.