¿Y si mañana suben los tipos de interés? Relájese

¿Qué es un bono de corta duración?

Los bonos de corta duración son bonos con un vencimiento a corto plazo, normalmente inferior a 5 años.

El concepto de duración es muy importante para los inversores de renta fija puesto que mide esencialmente qué tan sensible es el precio de un bono a los movimientos de tipo de interés. Comprar bonos con un vencimiento menor puede ser una herramienta muy útil para gestionar el riesgo de subidas de tipos de interés y volatilidad del mercado.

Invertir en Corta Duración

¿Por qué Corta Duración?

Capacidad para mitigar el impacto de la volatilidad del mercado

Dadas sus características de menor duración y menor diferencial, invertir en corta duración ofrece una volatilidad y caídas menores, cuando se compara con mercados más amplios con todos los vencimientos. Los bonos de corta duración son menos sensibles a los movimientos de los diferenciales de crédito en comparación con los bonos con duraciones más largas, lo que implica una menor volatilidad de los rendimientos que el amplio mercado. Esto es predominantemente porque el precio de los bonos que están más cerca de su vencimiento tienden a estar más cerca del nominal que los bonos con duraciones más largas, y los pagos del valor descontado del cupón son menos sensibles a los cambios en los tipos de interés.

Menor sensibilidad a la subida de tipos de interés (rendimientos)

Uno de los principales riesgos de invertir en renta fija son los efectos de merma del capital por una subida de tipos. Mientras que actualmente nos encontramos en un entorno de tipos de interés bajos (y en algunos países negativos), si las políticas de los bancos centrales resultan ser un éxito y el crecimiento mundial se recupera, los inversores probablemente se enfrenten a subidas de tipos de interés. Los tipos de interés y los precios de los bonos normalmente se mueven en direcciones opuestas, por lo tanto las subidas de tipos podrían tener un impacto adverso sobre los precios de los bonos. Debido a sus vencimientos más cortos, los bonos de corta duración pueden mitigar las pérdidas en periodos de subidas de tipos de interés, ya que los flujos de caja de los bonos a vencimiento pueden ser reinvertidos a tipos más altos en el mercado.

Mejor liquidez que con fondos de bonos de larga duración

La estrategia de corta duración, al exhibir un perfil de liquidez naturalmente atractivo, debido a los flujos de caja regulares de los bonos a vencimiento y las rentas del cupón, permite minimizar la rotación al implementar estrategias activas. Mantener bonos hasta su vencimiento también implica menores costes de transacción, lo que puede mejorar los rendimientos a largo plazo. Los índices de renta fija tradicionalmente excluyen a los bonos con vencimientos inferiores a un año.

El riesgo frente al perfil de retorno

En un entorno de tipos de interés bajos, los bonos de corta duración pueden ofrecer un paso intermedio a clases de activo con más riesgo para aquellos inversores que buscan el incremento de rendimientos. Los inversores pueden considerar el mirar más allá de los mercados domésticos hacia Asia, el alto rendimiento (high yield) y los mercados emergentes, donde los productos de corta duración pueden ofrecer un atractivo perfil de riesgo/rendimiento.

La oferta de Corta Duración de AXA IM

AXA Investment Managers ofrece una gran experiencia gestionando estrategias de renta fija de corta duración implementada en diferentes mercados y ciclos económicos. Actualmente gestionamos 10 estrategias diferentes y podemos demostrar una trayectoria que se remonta a más de 15 años.