¿Qué son los bonos de corta duración?

Los bonos de corta duración son bonos con poca vigencia hasta su vencimiento, normalmente a menos de cinco años.

¿Por qué deberíamos tener en cuenta los bonos de corta duración?

Los bonos de corta duración pueden ser una herramienta útil para mitigar los riesgos tanto de subidas de rendimientos como de volatilidad del mercado. Dado que los bonos de corta duración presentan una vigencia inferior hasta su vencimiento, son menos sensibles a la subida de los rendimientos. Por un motivo similar, los bonos de corta duración también se ven menos afectados por las variaciones en los tipos de interés, por lo que en general son menos volátiles que los instrumentos con duraciones más largas.

Nuestro enfoque a la corta duración 

En general, nuestras estrategias de corta duración invierten en bonos con vencimientos de hasta cinco años o que previsiblemente se reembolsarán/exigirán en un máximo de cinco años, y que buscan captar las elevadas rentas corrientes con una volatilidad general reducida.