Guía de la inversión responsable

No resulta sorprendente que exista tanta confusión con respecto a la Inversión Responsable (IR). Gran parte de la terminología utilizada en torno al concepto pertenece a la jerga propia de este campo. Hemos elaborado una serie de publicaciones para ayudar a los inversores a comprender mejor las oportunidades que ofrece la IR.

De algo pequeños puede surgir algo grande

Partiendo en sus orígenes de la convicción básica de invertir en “buenas” compañías y de evitar las “malas”, la IR ha evolucionado desde entonces hacia una potente alternativa para la toma de decisiones eficaces de inversión. Podemos crear valor sostenible y a largo plazo para nuestros clientes y generar un impacto positivo sobre la sociedad aplicando las convicciones derivadas de la información medioambiental, social y de gobierno corporativo (ESG). 

Este enfoque ha logrado una enorme credibilidad en una época en la cual ciertas compañías pueden convertirse en triunfadoras casi de la noche a la mañana como consecuencia de las tendencias dominantes, tales como la disrupción tecnológica. Un ejemplo sorprendente ha sido el vertiginoso auge del fabricante de coches eléctricos Tesla1, constituida casi un siglo después que Ford, y habiéndole superado ya, en estos momentos, en pocos años de existencia en términos de capitalización bursátil2.

Puede parecer un cambio repentino pero ilustra la coyuntura favorable existente en la actualidad para aquellos productos considerados más responsables y menos perjudiciales para el medio ambiente. Esta ola de entusiasmo se está desplazando con rapidez al ámbito financiero. Los inversores quieren, cada vez más, comprender cómo crean valor las compañías, solicitando información detallada sobre cómo sus actividades comerciales afectan al mundo en su conjunto.

La revolución de la IR

En el pasado, los inversores se preocupaban de analizar distintos aspectos de compañías o sectores, de tal forma que sectores como el del tabaco, del armamento o del juego tenían pocas opciones de inversión. El interés se centraba casi exclusivamente en estrategias orientadas a sociedades de capital público, descritas generalmente como cribado negativo o fondos éticos. Tal circunstancia generó una percepción de limitación de los rendimientos financieros.

Sin embargo, en la actualidad, las estrategias de IR han progresado considerablemente, tanto en número como en sofisticación. Aplicando técnicas integradas e innovadoras de gestión de fondos, la IR está descubriendo un nuevo universo de oportunidades. Este universo seguirá ampliándose a medida que las herramientas y los criterios de medición vayan evolucionando, permitiendo a las gestoras de activos reducir de forma más eficaz los riesgos y, en consecuencia, mejorar los rendimientos financieros.

Para saber por qué creemos que la IR ofrece oportunidades atractivas de inversión, así como los distintos enfoques disponibles para los inversores, consulten los enlaces siguientes.

1Se cita únicamente a título ilustrativo, y AXA IM no afirma que haya invertido ni que invierta en dicho valor.
2Fuente: Bloomberg, a 30 de noviembre de 2017.

El presente documento se dirige y está destinado exclusivamente a clientes profesionales de conformidad con las normas MiFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros) presumiéndose, por tanto, la experiencia, conocimientos y cualificación necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente sus riesgos y el de sus clientes. La información y datos financieros reseñados tienen exclusivamente una finalidad informativa y, en ningún caso, están dirigidos a clientes minoristas y/o inversores finales. Igualmente, la información reseñada no supone, por parte de AXA Investment Managers ni de sus empresas afiliadas, asesoramiento en materia de inversión ni una promoción financiera ni invitación o recomendación de adquisición o inversión, ni constituyen, por sí mismas, una base para la toma de decisiones inversoras ni suponen una garantía de rentabilidad futura de inversiones financieras. El mercado financiero es fluctuante y está sujeto a variaciones y los tipos de cambio pueden sufrir oscilaciones que incidan directamente en la rentabilidad de las inversiones, tanto al alza como a la baja. Las opiniones, estimaciones y previsiones en él contenidas son subjetivas y están sujetas a posibles cambios en el futuro y sin previo aviso.

AXA Investment Managers no asume responsabilidad alguna por cualquier acto u omisión derivada del mal o incorrecto uso de la información facilitada, declinando toda responsabilidad por su uso incorrecto o inadecuado.