Tecnologías limpias

Una civilización humana insostenible en la tierra es ahora una realidad. La conciencia de esto está aumentando constantemente entre los gobiernos, las empresas y los consumidores por igual, creando oportunidades para los inversores en una economía limpia.

¿Qué son las Tecnologías Limpias o “CleanTech”?

El concepto de tecnologías limpias, comúnmente denominadas CleanTech, se introdujo por vez primera a finales de la década de 19901 y se refiere a aquellas empresas que tratan de tener un impacto medioambiental positivo desarrollando nuevas tecnologías en áreas tales como la eficiencia energética, las redes inteligentes, las energías limpias y los recursos sostenibles.

La población mundial crece cada día en 200.000 personas2, obligándonos a plantearnos hasta dónde debemos estirar los recursos naturales disponibles para sustentar la vida humana, y las tecnologías limpias están creando soluciones reales para ayudar a abordar estos desafíos. Esta necesidad de cambio está impulsando el mercado global de las CleanTech y está previsto que ese mercado alcance los 3 billones de USD en 20253, un considerable aumento con respecto a los 601.000 millones de USD de 2014.

¿Qué significa CleanTech para los inversores?

Los consumidores cada día exigen más de las empresas y los gobiernos, y ejercen sobre ellos una presión cada vez mayor para que introduzcan cambios en sus políticas medioambientales, pues se intensifica el temor a una civilización humana insostenible en la Tierra. En consecuencia, estamos empezando a ver un cambio hacia las inversiones en tecnologías limpias a medida que más empresas se adentran en la economía circular y responden a esa necesidad de cambio. Las empresas que estén preparadas para adaptarse deberían tener una ventaja competitiva sostenible al reducir sus costes de producción a largo plazo, y podrían experimentar un considerable potencial de crecimiento en décadas venideras. Pensamos que esto podría proporcionar a los inversores nuevas y apasionantes oportunidades de inversión en empresas que deberían resistir el paso del tiempo.

Invertir en la Economía Limpia

La “economía limpia” es el universo de empresas cuyas actividades mejoran la sostenibilidad de los recursos, contribuyen a la transición energética (de la producción y el almacenamiento de energía basados en combustibles fósiles a una economía sin emisiones de carbono) o abordan el problema de la escasez de agua.

Hemos identificado cuatro áreas de inversión clave que se ven influidas por la limitada cantidad de recursos naturales y que, en nuestra opinión, proporcionarán nuevas e innovadoras oportunidades de inversión.

  1. Transporte sostenible. En todo el mundo, la demanda de un transporte sostenible está aumentando, lo cual proporciona a los inversores abundantes oportunidades de inversión en vehículos eléctricos, tecnologías relacionadas con las baterías y sistemas de reducción de las emisiones.

  2. Energía inteligente. La necesidad y la demanda de viviendas más ecológicas están creciendo, contribuyendo a proporcionar el impulso y los recursos para el desarrollo de tecnologías eficientes en su consumo de energía, y creando así oportunidades de inversión en energías renovables, viviendas más ecológicas y fábricas más eficientes.

  3. Nutrición responsable. Las empresas están explorando nuevas formas de satisfacer la creciente demanda de una población cada vez más numerosa, al tiempo que se limita el uso de unas reservas de agua y de tierras cada vez más escasas, lo cual proporciona abundantes oportunidades para invertir en empresas que están desarrollando tecnologías agroalimentarias.

  4. Reciclaje y reducción de residuos. La opinión pública está cambiando y está ejerciendo cada vez más presión sobre las empresas para que gestionen mejor sus cadenas de suministro y mitiguen sus daños medioambientales, lo cual proporciona oportunidades de inversión en empresas que están evolucionando en sus prácticas de negocio

 

¿Por qué es ahora el momento de la Economía Limpia?

El mundo está cambiando, y nosotros hemos identificado tres razones por las que creemos que ahora es el momento de la Economía Limpia:

  1. La presión medioambiental está aumentando: cada día, la población mundial aumenta en unas 200.000 personas [4], por lo que es más urgente que nunca gestionar las emisiones de carbono y limitar el calentamiento global. La escala de este cambio es enorme, pues se necesitan 73 billones de USD para 2050 para lograr la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables. [5]

  2. La concienciación es cada vez mayor: la concienciación acerca del impacto de la contaminación también está llevando cada vez más a las personas a presionar a los gobiernos en pos del cambio. Por ejemplo, el estado chino restringió la producción industrial en detrimento del producto interior bruto (PIB) del país en un intento de prevenir la agitación social por los elevados niveles de contaminación.

  3. Intensificación de las acciones: estas presiones no dejan de escalar posiciones en la agenda corporativa, y las empresas cada vez se preocupan más  y, por consiguiente, adoptan más medidas en relación a la problemática medioambiental porque es importante para sus consumidores. Así pues, creemos que en este momento es esencial que los inversores tengan en cuenta los factores relacionados con la sostenibilidad de los recursos desde una perspectiva de mitigación de los riesgos.

La combinación de estos tres elementos está animando a gobiernos y empresas a revisar sus políticas y empezar a implantar cambios significativos, asío como a invertir en la economía circular y en las nuevas tecnologías limpias.