US High Yield Bonds Low Carbon

¿Qué es US High Yield Bonds Low Carbon?

Las agencias de calificación externas asignan valoraciones de crédito a empresas y gobiernos que emiten bonos en función de los análisis que realizan de su solvencia. Esta calificación puede contribuir a indicar la capacidad posible de los emisores de pagar intereses y el capital principal conforme a los plazos previstos.

Una calificación de crédito alta se considera «investment grade» (o grado de inversión), mientras que una calificación de solvencia baja se considera «high yield » (o alto rendimiento). Los bonos de alto rendimiento son más volátiles, pues presentan un riesgo de impago mayor entre los emisores subyacentes frente a los bonos con grado de inversión. Los emisores con calificaciones de crédito bajas deben abonar intereses mayores como incentivo por la compra de sus bonos. Al igual que sucede con la mayoría de las inversiones, unos riesgos potenciales más altos exigen rentabilidades potenciales más elevadas a modo de compensación. El mercado de bonos high yield nació en Estados Unidos y sigue siendo el mercado más líquido y de mayores dimensiones.

Un enfoque de bajas emisiones de carbono hacia la inversión en bonos estadounidenses de alto rendimiento pasa por confeccionar una cartera con una huella de carbono menor que la del conjunto del mercado estadounidense de high yield. Esto se puede conseguir excluyendo determinados sectores de elevadas emisiones de carbono como la minería o numerosos subsectores de la energía.

También es posible aplicar puntuaciones de intensidad de carbono para seleccionar bonos concretos de otros sectores que realicen una aportación menor a la huella de carbono del conjunto de la cartera. La intensidad de carbono es la cantidad de dióxido de carbono equivalente que se emite a la atmósfera como resultado de las actividades de una empresa y sus proveedores directos. Proveedores externos como Trucost (miembro de S&P Global) facilitan datos medioambientales sólidos y estandarizados sobre una amplia gama de empresas cotizadas. Las puntuaciones de intensidad de carbono que facilitan tales proveedores pueden basarse en datos y análisis relativos a factores como la contribución al cambio climático, el consumo de agua, la eliminación de residuos, la exposición a combustibles fósiles, la contaminación del suelo, el agua y el aire y la explotación excesiva de los recursos naturales.

¿Por qué plantearse invertir en US High Yield Bonds Low Carbon?

En el entorno actual, caracterizado por unos tipos de interés persistentemente bajos, los inversores en bonos se están encontrando con dificultades para dar con rendimientos atractivos. Para aquellos capaces de asumir mayores niveles de riesgo crediticio, los bonos high yield podrían ofrecer una mejora de rentabilidad importante a una cartera diversificada adecuadamente.

Al mismo tiempo, numerosos inversores buscan soluciones que se centren en algo más que el rendimiento financiero, al escalar posiciones en las agendas las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo («ESG»). La Conferencia de París sobre Cambio Climático de 2015 (COP21) fue el comienzo de la transición hacia una economía baja en carbono. Desde entonces, se han producido una serie de cambios normativos que se han traducido en una mayor concienciación acerca de las cuestiones medioambientales. El resultado es que muchos inversores están tratando de alinear sus carteras con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono a través de la inversión ESG.

En AXA IM, pensamos que la economía mundial ha entrado en una «década de transición» hacia un modelo descarbonizado más sostenible. Consideramos que, durante esta transición, las carteras que tengan como meta reducir de una forma proactiva la intensidad de carbono y buscar inversiones con bajas emisiones estarán mejor posicionadas para asumir riesgos no financieros y ofrecer rentabilidades superiores a las del conjunto del mercado. La intensidad de carbono suele reconocerse como el parámetro de mayor impacto que debe seguirse a la hora de valorar cuestiones medioambientales. Pensamos que es una buena forma de evaluar las iniciativas de una empresa para tratar de minimizar su huella de carbono.

Dado el creciente hincapié en las cuestiones ESG y el cambio climático, una manera más consciente desde el punto de vista medioambiental de invertir en el mercado estadounidense de alto rendimiento podría suponer una propuesta interesante. Además, consideramos que estamos en un momento oportuno, pues las puntuaciones sobre intensidad de carbono  están cada vez más presentes en el universo de high yield estadounidense, lo cual significa que la diversidad de oportunidades ha aumentado con respecto a hace unos años.

Nuestra estrategia US High Yield Bonds Low Carbon

Nuestra estrategia tiene como objetivo ayudar a nuestros clientes a alcanzar objetivos tanto de rentabilidad financiera como en clave ESG, invirtiendo en el conjunto del mercado estadounidense de alto rendimiento, aspirando a la vez a lograr una reducción sustancial de la huella de carbono.

Seguimos un proceso de exclusión que comienza con un universo de inversión que elaboramos eliminando casi todos los sectores que emiten grandes cantidades de carbono. Además, gestionamos las puntuaciones de intensidad de carbono y de intensidad hídrica mediante nuestro proceso de selección de crédito en los sectores no excluidos con el fin de evitar empresas que consideramos que emiten demasiado carbono. Como gestora de crédito fundamental, el análisis crediticio sigue siendo la parte más importante de nuestro proceso, pero también consideramos que los factores ESG pueden añadirse al rendimiento, pues suponen una perspectiva adicional.

La estrategia se beneficia de esta combinación gracias a un equipo con abundantes recursos y amplia experiencia en la gestión de carteras de bonos US High Yield a lo largo de múltiples ciclos económicos y de crédito, además del acceso a los datos y los análisis cuantitativos y cualitativos ESG propios de AXA IM.

Los datos ESG utilizados en el proceso de inversión se basan en metodologías ESG fundamentadas, en parte, en datos de terceros y, en algunos casos, se desarrollan de manera interna. Estos son subjetivos y pueden variar a lo largo del tiempo. A pesar de las diversas iniciativas, la ausencia de definiciones armonizadas puede provocar que los criterios ESG sean heterogéneos. Así pues, las distintas estrategias de inversión que recurren a los criterios y a la divulgación de información en materia ESG resultan difíciles de compararse entre sí. Las estrategias que incorporan criterios ESG y aquellas que incorporan criterios de desarrollo sostenible pueden utilizar datos ESG que parecen similares, pero que deben observarse de manera diferente, dado que su método de cálculo podría diferir. El folleto contiene los detalles de la metodología y sus límites.

Nuestras estrategias de la gama ACT relacionadas con el clima

Riesgos de inversión
La inversión en renta fija implica riesgos que incluyen la pérdida de capital y algunos riesgos específicos tales como el riesgo de contraparte, riesgo geopolítico, riesgo de liquidez, riesgo de crédito y riesgo de divisa.

El presente documento se dirige exclusivamente a clientes profesionales y contrapartes elegibles de conformidad con las normas MiFID, en ningún caso está dirigida a clientes minoristas. Su distribución deberá restringirse en consecuencia.

El presente documento se dirige y está destinado exclusivamente a clientes profesionales y contrapartes elegibles de conformidad con las normas MiFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros), presumiéndose, por tanto, la experiencia, conocimientos y cualificación necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente sus riesgos y el de sus clientes. Las informaciones, datos, opiniones, estimaciones y previsiones expuestas en el mismo tienen exclusivamente una finalidad informativa y, en ningún caso, están dirigidas a clientes minoristas y/o inversores finales. No supone asesoramiento en materia de inversión ni una promoción financiera ni invitación o recomendación de adquisición o inversión, ni constituye una garantía de rentabilidad futura de inversiones financieras. El mercado financiero es fluctuante y está sujeto a variaciones y los tipos de cambio pueden sufrir oscilaciones que incidan directamente en la rentabilidad de las inversiones, tanto al alza como a la baja. El receptor de esta información debe tener presente que la evolución de las variables económicas y los valores de los mercados financieros pueden cambiar significativamente y ser diferentes a los análisis e indicaciones que figuran en este documento.

AXA Investment Managers no asume responsabilidad alguna por cualquier acto u omisión derivada del mal o incorrecto uso de la información facilitada, declinando toda responsabilidad por el uso incorrecto o inadecuado del documento.

AXA INVESTMENT MANAGERS PARÍS, S.A., SUCURSAL EN ESPAÑA, tiene su domicilio social en Madrid, Paseo de la Castellana núm. 93, 6ª planta, se encuentra inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, hoja M-727252, tomo 41006, folio 1; y se encuentra registrada en la CNMV bajo el número 38 como Sociedad gestora UCITS del espacio económico europeo con sucursal.