Investment Institute
Tecnología

La IA ocupa un lugar central. ¿Deben los inversores creerse el bombo publicitario?

  • 04 Octubre 2023 (5 min de lectura)

  • La IA ya ha contribuido significativamente a nuestra forma de vivir y trabajar, por ejemplo en el comercio electrónico, el entretenimiento y la producción industrial
  • Es probable que las empresas tecnológicas de gran capitalización ofrezcan un crecimiento potencialmente superior de los beneficios a medida que se desarrollen más aplicaciones
  • Pero la IA también puede transformar la economía en general y contribuir a la lucha contra el cambio climático

Es fácil entender por qué existe tanto entusiasmo entre los inversores por la inteligencia artificial (IA). En parte, refleja lo que ya sabemos, pues la IA existe desde hace tiempo.

Cualquiera que utilice aplicaciones de redes sociales o compre en Internet estará familiarizado con los anuncios que parecen haber sido diseñados de manera absolutamente personalizada. Las aplicaciones de telefonía móvil también se sugieren entre sí en determinados momentos del día. Por ejemplo, la aplicación Siri de mi propio teléfono promueve el uso de Spotify por la noche, ya que sabe que me gusta poner buena música mientras ceno.

Se trata de tareas impulsadas por la IA, y tales innovaciones ya han contribuido al estelar comportamiento de las cotizaciones bursátiles de las principales empresas tecnológicas de gran capitalización.

Sin embargo, nos queda muchísimo por ver. La IA —especialmente la IA generativa— es una tecnología habilitadora como ninguna otra hasta el momento. El ser humano siempre ha desarrollado técnicas para hacer más eficiente el trabajo: la rueda, las herramientas de hierro, la hiladora, la electricidad, la telefonía y, en el último medio siglo, la digitalización. Estos avances contribuyeron a reducir la carga del trabajo físico, a mejorar las comunicaciones en beneficio del comercio y a automatizar complejas técnicas de producción.

La IA lleva las cosas a un nuevo nivel utilizando el aprendizaje automático y grandes modelos lingüísticos. El valor fundamental es la capacidad de utilizar enormes conjuntos de datos para generar resultados que superan ampliamente la capacidad de la mayoría de las personas. Estos resultados podrían ser coches sin conductor que incorporen las condiciones meteorológicas y del tráfico para ofrecer viajes más seguros y eficientes, o la capacidad de detectar problemas de salud en una fase temprana a partir de la identificación de patrones en bases de datos masivas de pacientes. Las aplicaciones parecen no tener fin.

El factor de productividad

Los economistas sugieren, como ocurrió en otras revoluciones tecnológicas a lo largo de la historia, que la IA impulsará la productividad. Lo hará automatizando tareas que actualmente realizan seres humanos en una amplia gama de profesiones. Esto no solo hará que la realización de estas tareas sea más rápida y barata, sino que también liberará a las personas para que dediquen más tiempo a actividades más productivas. Una mayor productividad se traduce en mayores tasas de crecimiento económico y niveles de vida, lo que impulsará los rendimientos de la actividad en una amplia gama de sectores. Es muy probable que los puestos de trabajo que se pierdan a manos de la IA porque está puede hacerlos más rápido y de forma más eficiente que los humanos sean sustituidos por otros nuevos, más productivos y mejor pagados.

Las oportunidades de inversión en toda la cadena de valor de la IA son claras, como los productores de semiconductores, los fabricantes de hardware o los proveedores de servicios de ciberseguridad. La creación de valor ya es visible; fíjese en el rendimiento de los valores tecnológicos en lo que va de 2023: el índice Nasdaq, con un alto componente tecnológico, ha subido un 34% en lo que va de año.1 Los activos de empresas dedicadas a la producción de herramientas o la prestación de servicios para un sector son un lugar obvio para invertir. Para poder ejecutar aplicaciones de IA, y cada vez más empresas lo harán, existe una necesidad creciente de potentes chips de silicio, servidores, soluciones de red y capacidades de computación en la nube.

Image


El mercado en general

A diferencia del auge de Internet a principios de siglo, existen empresas tecnológicas consolidadas capaces de liderar la revolución de la IA y gestionar a los ganadores y perdedores a través de su propia inversión en desarrolladores en fase inicial. Por ello, es probable que los valores tecnológicos de gran capitalización sigan beneficiándose y generen un crecimiento potencialmente superior de los beneficios a medida que se desarrollen cada vez más aplicaciones.

El metaverso es un área de claro interés, ya que los juegos y otras aplicaciones de realidad virtual pueden beneficiarse de las técnicas de IA que fusionan los mundos real y virtual.

La visión debe ir más allá del sector tecnológico establecido. Para que la IA sea una tecnología transformadora que impulse la productividad de toda la economía, debe permitir mejoras en la eficiencia y la rentabilidad de las empresas de toda la economía. Deje volar su imaginación por un momento.

La tecnología nos rodea por todas partes, pero fíjese en el día a día y reflexione sobre dónde cree que la IA puede ofrecer mejores bienes y servicios, hacer que su trabajo sea más productivo y mejorar el entorno vital. El comercio electrónico, los servicios financieros a medida y el entretenimiento a través de servicios de streaming son ya formas habituales en las que, como consumidores, nos beneficiamos de la IA.

Pero, ¿qué hay de poder beneficiarse del uso de la IA para gestionar más eficazmente el tráfico por carretera, una gestión más eficiente de inventarios y logística con vistas a combatir la escasez de mercancías en el comercio minorista, una mejor prestación de asistencia sanitaria o un acceso más fácil a los recursos educativos?

Las empresas que adoptan la IA deberían, a su vez, ofrecer a los inversores la oportunidad de obtener mayores beneficios y una cuota de mercado creciente. En una economía que podría estar creciendo más rápido, la IA puede ser un motor potencial de mejores rendimientos de la inversión en distintos frentes.

Implicaciones a más largo plazo

Hay consideraciones más amplias. En el lado positivo, la IA puede contribuir al avance de la ciencia médica y el desarrollo de fármacos. Puede ayudar a mejorar el rendimiento de los cultivos y a gestionar mejor los recursos hídricos. Hemos examinado las tecnologías clave que se emplean en la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, y la IA desempeñará un papel enorme en este campo. La prestación de servicios públicos a comunidades remotas o desfavorecidas puede beneficiarse de que los Gobiernos aprovechen las oportunidades que brinda la IA.

A los inversores les preocupa actualmente el aumento de los niveles de deuda pública, que podría provocar una subida de impuestos o una reducción de la prestación de servicios públicos como la sanidad y la educación. Si la IA mejora realmente la productividad y la eficiencia, puede contribuir a satisfacer las crecientes demandas del sector público derivadas del envejecimiento de la población en muchas economías desarrolladas. Imaginemos las posibles implicaciones positivas de unos servicios públicos más eficientes y una mejor atención sanitaria, incluida la identificación y el tratamiento de enfermedades costosas en fases mucho más tempranas.

Por supuesto, la IA también es motivo de preocupación. Tiene muchos usos malévolos posibles, desde el fraude hasta fines de explotación o políticos más siniestros. También habrá desplazamiento de trabajadores. Pero la tecnología tiene la costumbre de integrarse en la vida cotidiana desde que los cavernícolas fabricaban garrotes con ramas de árboles. Es necesaria una gobernanza de la IA, al igual que ocurre con las redes sociales, la medicina y muchos otros sectores.

El mundo necesita un nuevo motor de crecimiento. Los efectos del final de la Guerra Fría, del milagro económico rural-urbano de China y de la revolución de las comunicaciones de los años noventa están desapareciendo. Las poblaciones envejecen, la desigualdad de ingresos aumenta y todo el planeta se enfrenta a una crisis de sostenibilidad. Aprovechar el poder de las máquinas, basado en milenios de experiencia, descubrimientos y conocimientos humanos, debería ser positivo para los inversores y aún mejor para la humanidad.

  • RmFjdFNldCwgZGF0b3MgYSAxNC8wOS8yMDIzIChlbiBVU0QpIExhcyByZW50YWJpbGlkYWRlcyBwYXNhZGFzIG5vIHNvbiB1biBpbmRpY2Fkb3IgZGUgcmVudGFiaWxpZGFkZXMgZnV0dXJhcw==

Artículos relacionados

    Disclaimer

    Este documento tiene fines informativos y su contenido no constituye asesoramiento financiero sobre instrumentos financieros de conformidad con la MiFID (Directiva 2014/65 / UE), recomendación, oferta o solicitud para comprar o vender instrumentos financieros o participación en estrategias comerciales por AXA Investment Managers Paris, S.A. o sus filiales.

    Las opiniones, estimaciones y previsiones aquí incluidas son el resultado de análisis subjetivos y pueden ser modificados sin previo aviso. No hay garantía de que los pronósticos se materialicen.

    La información sobre terceros se proporciona únicamente con fines informativos. Los datos, análisis, previsiones y demás información contenida en este documento se proporcionan sobre la base de la información que conocemos en el momento de su elaboración. Aunque se han tomado todas las precauciones posibles, no se ofrece ninguna garantía (ni AXA Investment Managers Paris, S.A. asume ninguna responsabilidad) en cuanto a la precisión, la fiabilidad presente y futura o la integridad de la información contenida en este documento. La decisión de confiar en la información presentada aquí queda a discreción del destinatario. Antes de invertir, es una buena práctica ponerse en contacto con su asesor de confianza para identificar las soluciones más adecuadas a sus necesidades de inversión. La inversión en cualquier fondo gestionado o distribuido por AXA Investment Managers Paris, S.A. o sus empresas filiales se acepta únicamente si proviene de inversores que cumplan con los requisitos de conformidad con el folleto y documentación legal relacionada.

    Usted asume el riesgo de la utilización de la información incluida en este documento/ material audiovisual. La información incluida en este documento/ material audiovisual se pone a disposición exclusiva del destinatario para su uso interno, quedando terminantemente prohibida cualquier distribución o reproducción, parcial o completa por cualquier medio de este material sin el consentimiento previo por escrito de AXA Investment Managers Paris, S.A.

    La información aquí contenida está dirigida únicamente a clientes profesionales tal como se establece en los artículos 194 y 196 de la Ley 6/2023, de 17 de marzo, de los Mercados de  Valores y de los Servicios de Inversión.

    Queda prohibida cualquier reproducción, total o parcial, de la información contenida en este documento.

    Por AXA Investment Managers Paris, S.A., sociedad de derecho francés con domicilio social en Tour Majunga, 6 place de la Pyramide, 92800 Puteaux, inscrita en el Registro Mercantil de Nanterre con el número 393 051 826. En otras jurisdicciones, el documento es publicado por sociedades filiales y/o sucursales de AXA Investment Managers Paris, S.A. en sus respectivos países.

    Este documento ha sido distribuido por AXA Investment Managers Paris, S.A., Sucursal en España, inscrita en el registro de sucursales de sociedades gestoras del EEE de la CNMV con el número 38 y con domicilio en Paseo de la Castellana 93, Planta 6 - 28046 Madrid (Madrid).»     

    © AXA Investment Managers Paris, S.A. 2023. Todos los derechos reservados.

    Advertencia sobre riesgos

    El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden disminuir o aumentar y es posible que los inversores no recuperen la cantidad invertida originalmente.

    Volver arriba
    Clientes Profesionales

    El sitio web de AXA INVESTMENT MANAGERS Paris Sucursal en España está destinado exclusivamente a clientes profesionales tal y como son Definidos en la Directiva 2014/65/EU (directiva sobre Mercados de Instrumentos financieros) y en los artículos 194 y 196 de la Ley 6/2023, de 17 de marzo, de los Mercados de Valores y de los Servicios de Inversión. Para una mayor información sobre la disponibilidad de los fondos AXA IM, por favor consulte con su asesor financiero o diríjase a la página web de la CNMV www.cnmv.es

    Por la presente confirmo que soy un inversor profesional en el sentido de la legislación aplicable.

    Entiendo que la información proporcionada tiene únicamente fines informativos y no constituye una solicitud ni un asesoramiento de inversión.

    Confirmo que poseo los conocimientos, experiencia y aptitudes necesarios en materia de inversión, y que comprendo los riesgos asociados a los productos de inversión, tal como se definen en las normas aplicables en mi jurisdicción.